ARTISTA

VOLVER

Grela, Juan

Nacido en Tucumán, Argentina, en 1924, de padres españoles, Juan Grela y María Guerrero. Hermano de Plácido Grela (1917-1993), destacada figura de la cultura provincial y nacional como poeta, periodista, escritor, historiador.
Se radicó en Rosario en 1925, cuando tenía 10 años, autodidacta, pintor y grabador.
Recibe de Antonio Berni las primeras orientaciones pictóricas, de xilografía con José Planas Casas en 1943 con una sola clase orientativa en Santa Fe y del grabado en metal, a través del libro: El Grabado, historia y técnica, del artista Gustavo Cochet.
Perteneció a distintas agrupaciones artísticas: Su orientación artística la inició en La Mutualidad, institución educativa de avanzada orientada hacia las vanguardias estético – políticas; de alguna manera representa en la ciudad, el origen del movimiento moderno.
Posteriormente continuó como fundador y participe de otras asociaciones: Agrupación de Plásticos Independientes, fundador del Grupo Litoral, y Arte Nuevo, Grupo de Grabadores Rosarinos.
Tuvo la humildad suficiente para aprender de muchos maestros sobre todo de Torres García, de quién resultó ser su discípulo más conspicuo, admirador de los pintores Augusto Schiavoni y Paul Cezzanne.
Fue peluquero de barrio hasta 1954, para dedicar mayor tiempo al arte puso una Liberia con su esposa Haydée, cerrada en 1961, para dedicarse definitivamente al arte.
Grela cuenta de su mujer hacía la pintura con aceite comestible y colores de cal, y los soportes bolsas de arpillera, cartones de cajas preparados con cola y tiza, dibujando sobre papeles de envolver, preparando la carbonilla quemando ramitas de sauce.
Ejerció la docencia especializada en dibujo, pintura y grabado, tanto en forma independiente, en su propio atelier, cuanto invitado en el ámbito universitario y en centros de arte y cultura, oficial y privados.
Ha sido asiduo conferencista y ha dedicado muchos años de su vida al estudio y a la investigación artística, siendo autor de trabajos exegéticos, como los dedicados al Guernica de Picasso, base de sus recordadas conferencias en la Facultad de Filosofía de Buenos Aires, Instituto de Historia del Arte y en la Asociación Ver y Estimar.
Su pintura social, intimista, maneja formas sencillas conocidas de la realidad, de lenguaje claro con serio compromiso temático y técnico, en un maduro proceso que constantemente perfeccionó, para finalizar en una síntesis de formas y colores planos y sensuales e ingenuos. Sus obras son acciones perfectas que trasuntan goce de haber sido ejecutadas, en su última etapa en coherente proceso hacia la síntesis con la misma importancia, compone obras collages, con trozos desechables de cartón, madera, agregando sutiles rastros de pintura entre la intención y el azar.
En su obra vemos una constante: contiene la preocupación por los valores inherentes a las vivencias humanas.
El primer período que recibe la influencia de la Mutualidad, dirigida por Antonio Berni, es realista con características expresionistas y sociales, cuerpos de gran tamaño, efecto logrado con las exageraciones de la perspectiva en escorzo. Aparecen retratados su esposa Aid, obras acentuadamente maternales, junto a su hijo Dante, reposando tranquilamente sobre la hierba, en un fondo de profundo paisaje.
Posteriormente avanza hacia la abstracción, configura obras de un gran sentido moderno representativo de un artista progresivo, pleno de signos sensibles, una controlada economía de elementos, concibe obras de una construcción simétrica que pueden llevar a ser leídas cambiando la posición de la obra, de una concepción casi naif, construyendo sobre la base de figuras geometrizadas.
Cuando se contempla su obra se nos aparece en su tranquilo y claro planteo disciplinado, pocos elementos, y sutiles variaciones, prudencia y control del color y del valor, obrante como un efecto estético.
Su producción está plasmada en varias técnicas, y se pueden evidenciar claramente tres etapas. Un primer momento realista, otro de figuras planas (constructivista), y un tercero surrealista.
En los finales del ´40, comienzan a reunirse un grupo de artistas locales, entre los que está Grela, todos unidos por ideales semejantes: de libertad y la valoración de la cultura popular. desde una ciudad del interior propusieron un arte comprometido con su geografía y problemáticas propias del litoral, creando finalmente el Grupo Litoral; llegando a conformar una nueva tradición “moderna y autóctona”.
Juan Grela junto con Leonidas Gambartes, son los referentes regionales, le suministraron a sus obras los puntos claves de la mirada.
Grela fue uno de los artistas que construyó su obra basada en la realidad de los lugares vividos y el recuerdo de su infancia; consagrando la ribera del río, la costa y sus habitantes al sentido de mito.
En 1958 Emilio Ellena editó una carpeta de reproducciones de su obra con un prologo de Roger Plá. En 1968 Ernesto Rodríguez publica una monografía editada por la biblioteca Constancio C. Vigil. En 1998 Homo Sapiens, editó un libro de G. Fantoni.
Entre los numerosos premios que obtuvo cabe destacar: Premio Salón de Rosario en 1941, 1942 y 1945; Premio Adquisición “Consejo Municipal de Cultura” en el I Salón del Litoral en 1942; Premio Adquisición “Intervención Nacional de la Provincia de Santa Fe” en el Salón Anual de Artistas Rosarinos en 1944; Premio Adquisición “Cámara de Diputados de la Provincia” en el XXIV Salón Anual de Santa Fe en 1948; Premio “Cecilia Grierson” en el XXXVIII Salón Nacional de Buenos Aires en 1948; Premio Adquisición “Ministerio de Justicia” en el XLI Salón Nacional de Buenos Aires en 1951; y Premio “Franz Van Riel” en el XXXIX Salón “Sociedad de Acuarelistas y Grabadores” en 1957.
Falleció en Rosario en 1992.

OBRAS DESTACADAS