ARTISTA

VOLVER

Noe, Luis Felipe

Nacido en Buenos Aires en 1933. En 1951 ingresó a la Facultad de Derecho. Al mismo tiempo concurrió al taller de pintura de Horacio Butler. En 1955 abandonó sus estudios universitarios y se inició como periodista. Integró entre 1961 y 1965 el grupo Otra Figuración (también conocido como Nueva Figuración), junto a Ernesto Deira, Rómulo Maccio y Jorge de la Vega, que marcó un punto de quiebre en la agitada vida cultural de la Argentina de los años 60.

A sus integrantes los unió la necesidad de rescatar la libertad de la figura realizando una pintura más humanizada. Al mismo tiempo, pretendieron reflexionar sobre la existencia sociológica. A partir de allí, Noé emprendió una etapa de libertad creativa, experimentando con los formatos y los materiales pictóricos. Colores brillantes y fundidos, manchas y efectos de relieve incontrolados se manifestaron en sus telas. Luego comenzó a cobrar importancia la figura del sujeto, y el contexto del cuadro empezó a perder su unidad. De esa manera, el artista buscó asociar la pintura a la realidad, culminando en imágenes en las que el caos se opone a todo convencionalismo compositivo. A partir de 1965, el artista consideró que el marco rectangular del cuadro centraba la imagen. Entonces advirtió la necesidad de recortarlos, vaciarlos y distribuirlos por el espacio. Ese mismo año publicó su primer ensayo titulado Antiestética. Allí, elaboró los conceptos de libertad en la creación artística y dejó asentada su concepción del caos como el verdadero orden cósmico. Hacia mediados de los 70 retomó la pintura con obras que tematizaron la conquista de América y los problemas de la marginalidad aborigen. En 1976 se trasladó a Nueva York, donde vivió hasta 1987.

En Deconstrucción de la memoria, el tema continúa siendo el sujeto, sus recuerdos y las transformaciones sufridas durante la existencia. El tratamiento de la materia, el gesto de la pincelada y el uso del grafismo hacen referencia a esa desintegración de la unidad, característica del autor. Además de su dedicación a la pintura, realizó trabajos como crítico y teórico de arte en diversos diarios y revistas. En 1985 fue invitado, junto con los otros artistas de la Neofiguración, a exponer en el Sector Histórico de la Bienal de San Pablo.
La obra de Noé representa una singular conjunción entre vanguardia estética y vanguardia política. A partir de la compartimentación de la superficie de sus pinturas que ya se observan en cuadros como “Mambo” (1962) o “Introducción a la esperanza” (1963), Noé encuentra lenguajes siempre novedosos para expresar su mirada sobre las tensiones y antagonismos de la vida argentina.

Realizó más de cincuenta exposiciones individuales en distintas ciudades de la Argentina y del exterior, entre ellas Madrid, Nueva York, París, Bruselas, Tokio, Santiago de Chile, Lima, Bogotá, Quito, México, Caracas, Asunción y Río de Janeiro. Entre múltiples distinciones, se hallan: Beca del Gobierno de Francia 1961; Premio Nacional Di Tella 1963; Beca Fundación Guggenheim 1965-1966; Premio Arlequín de Oro, Fundación Pettoruti 1966; Mención de Honor, Bienal Internacional de Grabado, Tokio 1968; Premio Fortabat 1986; Diploma de Honor Konex 1992; Gran Premio de Honor, FNA 1997 y Premio Cámara de Representantes República Oriental del Uruguay, Bienal Interdepartamental del MERCOSUR 1997. Su obra forma parte de importantes museos y colecciones privadas de Argentina y del extranjero. 

Vive y trabaja en Buenos Aires.

OBRAS DESTACADAS